Saltar al contenido principal
  • Deutsch
  • English
  • français
  • Español
  • Italiano
  • Nederlands
  • Alemania

    Alemania

    (EUR €)

  • Australia

    Australia

    (AUD $)

  • Austria

    Austria

    (EUR €)

  • Bélgica

    Bélgica

    (EUR €)

  • Bulgaria

    Bulgaria

    (BGN лв.)

  • Canadá

    Canadá

    (CAD $)

  • Chequia

    Chequia

    (CZK Kč)

  • Chipre

    Chipre

    (EUR €)

  • Corea del Sur

    Corea del Sur

    (KRW ₩)

  • Croacia

    Croacia

    (EUR €)

  • Dinamarca

    Dinamarca

    (DKK kr.)

  • Emiratos Árabes Unidos

    Emiratos Árabes Unidos

    (AED د.إ)

  • Eslovaquia

    Eslovaquia

    (EUR €)

  • Eslovenia

    Eslovenia

    (EUR €)

  • España

    España

    (EUR €)

  • Estados Unidos

    Estados Unidos

    (USD $)

  • Estonia

    Estonia

    (EUR €)

  • Finlandia

    Finlandia

    (EUR €)

  • Francia

    Francia

    (EUR €)

  • Grecia

    Grecia

    (EUR €)

  • Hungría

    Hungría

    (HUF Ft)

  • Irlanda

    Irlanda

    (EUR €)

  • Israel

    Israel

    (ILS ₪)

  • Italia

    Italia

    (EUR €)

  • Japón

    Japón

    (JPY ¥)

  • Letonia

    Letonia

    (EUR €)

  • Lituania

    Lituania

    (EUR €)

  • Luxemburgo

    Luxemburgo

    (EUR €)

  • Malasia

    Malasia

    (MYR RM)

  • Malta

    Malta

    (EUR €)

  • Noruega

    Noruega

    (EUR €)

  • Nueva Zelanda

    Nueva Zelanda

    (NZD $)

  • Países Bajos

    Países Bajos

    (EUR €)

  • Polonia

    Polonia

    (PLN zł)

  • Portugal

    Portugal

    (EUR €)

  • RAE de Hong Kong (China)

    RAE de Hong Kong (China)

    (HKD $)

  • Reino Unido

    Reino Unido

    (GBP £)

  • Rumanía

    Rumanía

    (RON Lei)

  • Singapur

    Singapur

    (SGD $)

  • Suecia

    Suecia

    (SEK kr)

  • Suiza

    Suiza

    (CHF CHF)

Antes todo era... diferente: la cosmética con el paso del tiempo

Früher war alles … anders – Kosmetik im Wandel der Zeit

“¡No teníamos nada!” Aparte de esta frase, algunas aberraciones cosméticas del pasado no pueden explicarse. ¿O te untarías voluntariamente la cara con sustancias tóxicas? Bueno, todavía hay ingredientes activos controvertidos en los productos cosméticos hoy en día, ¡¿pero albayalde?! Aunque hace que la tez luzca elegantemente pálida, también es altamente tóxica. Esto era bien sabido, pero en el siglo XVI casi nadie se interesaba por ello, siempre y cuando la cara estuviera bastante pálida.

Pero desde el principio. Los primeros testimonios de cosmética decorativa se encuentran en el antiguo Egipto. Ambos sexos dieron importancia a resaltar los ojos, labios y uñas con color. Estos colores se elaboraban principalmente a partir de sustancias naturales como corteza de árbol, grasas animales o cera de abejas, aunque para teñir se utilizaban sustancias como el mineral cinabrio, hoy considerado muy tóxico.

Por cierto, los antiguos griegos inventaron el nombre apropiado para los productos: cosméticos proviene de “kosméo”, que significa algo así como “organizar” o “decorar”. Los griegos celebraban mucho su higiene personal y disfrutaban especialmente de baños y masajes en baños especialmente construidos. Un concepto que los romanos adoptaron inmediatamente. Para ellos, lo más importante era el olor agradable; no es de extrañar que se les ocurriera el nombre "perfume", derivado de per (a través) y fumum (vapor).

Con la llegada del cristianismo, la higiene personal decayó lenta pero seguramente en Europa. Incluso hasta finales de la Edad Media, esforzarse demasiado en la propia apariencia se consideraba pecaminoso y cuidar de uno mismo pasó de moda. En el Renacimiento, la cosmética experimentó lo mismo, pero con excesos bastante extraños. Aquí es donde, por ejemplo, vuelve a entrar en juego la albayalde mencionada anteriormente. La higiene personal ocupaba un lugar bastante bajo en la lista anual de tareas pendientes; en cambio, la gente usaba perfumes, cremas, polvos y ungüentos tanto como podía para tapar los desagradables vapores corporales.

Por cierto, este “cuidado del cuerpo” estaba reservado exclusivamente a la nobleza. La gente común no tenía ni los recursos económicos ni el tiempo para preocuparse por la higiene y la apariencia. La cosmética como producto de masas para todos no se consolidó hasta el siglo XIX, como resultado de la revolución industrial. Ahora el jabón llegó a casi todos los hogares y también aparecieron los primeros desodorantes para combatir el sudor. A partir de los años 20, la cosmética decorativa tal como la conocemos hoy experimentó su gran avance. Fue empolvado, cepillado y depilado nuevamente, en todas las clases sociales. A partir de ahora, casi cada década tuvo su propia tendencia de maquillaje. Desde las caras de muñecas de porcelana de los años 20 y 30 hasta el delineador de ojos extremo de los años 50 y 60 y la era de colores brillantes del “todo vale” de los años 80, una característica definitoria todavía está indisolublemente ligada a una década en particular.

Desde el milenio, existe una tendencia a volver a utilizar ingredientes lo más naturales posible. Bio, vegano y orgánico no son sólo atributos importantes para la alimentación. El aceite, las arcillas curativas, el carbón activado y las algas marinas son actualmente populares para embellecer el cutis. Aunque también puedes excederte. El llamado facial de geisha con heces de ruiseñor para una tez radiante es definitivamente un poco exagerado para mi gusto. Pero, ¿qué puedes hacer tú por la belleza? Probablemente esto no habrá cambiado en 2.000 años.